Goenaga banner web EUS-ENG 1010 x 400

FACEBOOK 2048 831 a 72

 

kubo-enelcursodeltiempo-cartelext

  EXPOSICIÓN CONFERENCIAS
 

ACTIVIDADES DIDÁCTICAS

  FOTOS   EDICIÓN  

 

kubo-cursodeltiempo-pasadas

EN EL CURSO DEL TIEMPO

Nestor Basterretxea / Carmelo Ortiz de Elgea

 

 

 

COMISARIADO: Fernando Golvano

 

FECHAS: Del 6 de febrero al 13 de abril de 2008

 


 

 Dos artistas vascos, dos caminos expresivos diferentes y un nexo en común: ambos han sido partícipes en primera persona de la renovación del arte vasco. Nestor Basterretxea, vizcaíno de nacimiento y guipuzcoano de adopción, y el pintor alavés Carmelo Ortiz de Elgea inauguran el programa de exposiciones de la Sala kubo-kutxa en 2008 y lo hacen con una muestra conjunta que nos brinda la oportunidad de conocer a través de la trayectoria rica, diversa y polifacética  de dos artistas de vanguardia la evolución que ha experimentado el arte vasco en las últimas décadas.

 


   El dibujo, la pintura, el collage, la escultura, el diseño del mobiliario, la escritura, el cine, el diseño gráfico…Prácticamente ninguna disciplina artística ha escapado a la desbordante curiosidad de Nestor Basterretxea, que aún hoy afirma mantener, y que le permite continuar trabajando, en sus propias palabras “como cinco personas”. Hombre de una inmensa producción artística y, por tanto, difícil de abarcar; su obra se encuentra dispersa a lo largo de todo el mundo. Esculturas monumentales, algunas de ellas referentes a la mitología y las creencias populares, como las 35 esculturas en madera, piedra y hierro que componen la serie Cosmogónica vasca, el salón de sesiones del Parlamento vasco, la Paloma de la Paz en Donostia, el Monumento al Pastor de Reno o las esculturas de hormigón armado que decoran la presa de Arriaran, en Beasain, son algunas de sus obras más conocidas.

 


   La curiosidad constituye también un nexo de unión entre Nestor Basterretxea  y Carmelo Ortiz de Elgea.  La naturaleza, que modela a su antojo, ha sido la gran maestra de este pintor alavés que, además del paisaje, una constante en toda su obra, ha practicado con fruición el autorretrato. Todo ello con un especial y potente tratamiento del color. En palabras de Jorge Oteiza la pintura de Ortiz de Elgea se resume de la siguiente manera: pintura-tierra-materia-acción-retrato.


   Sin duda,  pintura, paisaje y color le han permitido crear un universo propio, plagado de interrogantes. Cada cuadro, como afirma Fernando Golvano, comisario de la muestra, puede ser no ya una ventana que recrea un mundo, sino una multiplicidad de ventanas.

 


   Las trayectorias de Carmelo Ortiz de Elgea y de Nestor Basterretxea se unen en la Sala kubo-kutxa tras largos años de producción artística, ofreciéndonos una oportunidad única para descubrir los diferentes caminos expresivos adoptados pos dos artistas que tienen en común su vocación como renovadores del arte vasco.