banners upcoming exhibition

FACEBOOK 2048 831 a 72

 

KUBO-GARGALLO-CARTEL3

  EXPOSICION AUTOR
  CONFERENCIAS
 

ACTIVIDADES DIDÁCTICAS

  EDICIÓN  

 

kubo-gargallo-pasadas

PABLO GARGALLO

 

 

 

COMISARIADO: Dolóres Durán Úcar

 

FECHA: Del 5 de julio  al 30 de septiembre de 2007

 

¡Prorrogada hasta el 14 de octubre!

 


 

 

 

 

  Pablo Gargallo (1881-1934) nació en la localidad zaragozana de Maella, pero se formó artísticamente en Barcelona. Fue en la Ciudad Condal donde Gargallo conoció a Pablo Picasso, con el que entabló una gran amistad que tendría la oportunidad de mantener en sus posteriores estancias en la capital francesa.

 


   Barcelona, París y las vanguardias, que se desarrollaban y tomaban forma en ambas ciudades, constituyen las fuentes de las que bebió este singular escultor, cuya muerte a la edad temprana de 53 años le impidió continuar investigando y abriendo nuevos caminos a la escultura del siglo pasado.

 


   Sin embargo, Gargallo ha pasado por méritos propios a la historia del arte como uno de los artistas más significativos de la vanguardia española e internacional. A Gargallo se le considera el creador de un nuevo lenguaje escultórico, ligado a la introducción del vacío como volumen. Materiales tradicionales y no tradicionales, como el mármol, el bronce, el hierro o el plomo, son habituales en la obra de este escultor. No hay que olvidar que Gargallo fue el primer escultor que utilizó la plancha de cobre o de hierro para dar forma a sus esculturas. Influido por el modernismo y el cubismo, fue capaz de crear juegos con el vacío y resaltar la naturaleza de los volúmenes, para dotar de un carácter abstracto a sus obras sin renunciar a su aspecto figurativo.

 


   Abstracción y figuración, formas delicadas procedentes del modernismo frente a formas más rotundas propias del cubismo, materiales de gran dureza que desembocan en composiciones de gran ligereza y agilidad; planteamientos aparentemente contradictorios que Pablo Gargallo supo fusionar de una forma asombrosa. Sin duda, la exposición que la Sala kubo-kutxa le dedica constituye una ocasión única para conocer y entender a través de 80 de sus obras la trayectoria y la evolución que permitieron a este escultor sintetizar de una forma coherente, en una obra única y personal, muchas de las corrientes de su época. Una obra que es fiel reflejo de una de las más importantes y decisivas individualidades del arte moderno y contemporáneo.